Present of Work -

Plataformas de freelancers: cuáles son, cómo funcionan y en qué se diferencian

Muchas veces nos preguntan cuál es la diferencia entre Seeds y otras plataformas de talento independiente. Si estás por incursionar en este mundo como profesional o te gustaría contratar freelancers pero no sabes cómo, esta nota es para vos.

April 19, 2021

Buscar trabajo en 2020 es muy distinto a lo que era hace 10 años. Las empresas cuentan con presupuestos acotados, muchas personas buscan cambios con más frecuencia y otros se lanzan a trabajar por su cuenta. En este contexto, los sistemas de búsqueda y contratación tradicionales quedan obsoletos, con personas talentosas en puestos de trabajo que no aprovechan todo su potencial, desmotivados y con sueldos poco atractivos.

Si bien el COVID trajo caos en primera instancia, finalmente terminó acelerando algo que venía creciendo en los últimos años: la contratación de profesionales independientes, personas que buscan una nueva forma de relacionarse con las empresas

Cada vez hay más plataformas que ofrecen el servicio, pero no son todas iguales. En este artículo exploramos las distintas alternativas desde la visión de la persona y de la empresa.

Antes de arrancar, es importante aclarar que consideramos una plataforma de freelancers a cualquier herramienta que conecta empresas con profesionales independientes para realizar servicios “de oficina”. Es decir, desde un logo, pasando por una aplicación mobile hasta un plan de negocios. No incluiremos en este artículo las plataformas que conectan con personas para realizar tareas del hogar, dar clases o proveen servicios logísticos.

Las plataformas de talento freelance han evolucionado de simples a complejas; de sólo matchear candidatos con posiciones abiertas a generar valor adicional para los empleadores y buscadores de trabajo. Hoy en día, muchas de ellas incluyen entre sus servicios soporte tanto para la empresa como para el freelancer, selección y filtro de candidatos, comunidades de networking, cursos, herramientas de trabajo colaborativas, seguros y medios de pago, entre otras.

Sin embargo, no todas ofrecen lo mismo y están apuntadas al mismo público. Esto no quiere decir que las que más beneficios ofrecen o engloban a más freelancers son las mejores, sino que los objetivos que persiguen son distintos.

Para entenderlo, dividiremos al ecosistema freelancer en 4 cuadrantes según las dos variables más importantes: a qué segmento de freelancers apuntan y cuales son los requisitos para sumarse a la plataforma.

No alt text provided for this image

Base abierta y talento amplio

Tal vez los más conocidos, son los llamados marketplaces. Entre ellos se encuentran Upwork, Workana y Freelancer.com

Su masividad permite que cualquier persona de cualquier parte del mundo pueda registrarse y estar aplicando a trabajos en solo 10 minutos. El único requisito para ser parte es completar un formulario donde el freelancer crea su perfil con información personal y aptitudes. En las mismas, los clientes publican todo tipo de servicios, siendo los más demandados el desarrollo y diseño web.

En general, estas plataformas cobran entre un 10-20% del valor acordado entre el freelancer y la empresa que los contrata. Por ejemplo: si el cliente acuerda con el freelancer pagar USD 500 por la creación de un logo, el freelancer terminará cobrando USD 400 y USD 100 (20%) quedarán para la plataforma. Si bien el registro para los profesionales es gratuito, algunas plataformas como Fiverr tienen suscripciones mensuales que le permiten a la persona acceder a más clientes, ejecutar proyectos en paralelo y reducción de tiempo en los cobros.

Para el freelancer

Al ser abierta, cualquiera puede ser parte. Es una buena alternativa para los que recién comienzan en el mundo freelance ya que pueden contactar varios clientes, ver cómo funciona la interacción y poder tomar trabajos que pueden durar incluso días.

Además, le reduce al profesional el tiempo que tiene que estar en la búsqueda de nuevos clientes, estos ya están ahí, publicando continuamente tipos de trabajo que la persona está buscando. Por último, una gran ventaja de estas plataformas es que garantizan el pago a los freelancers y participan como mediadores ante disputas con el cliente

Sin embargo, todo lo fácil que tiene ser parte de esta plataforma, lo tiene de difícil para conseguir buenos proyectos. Estas plataformas demandan ser un perfil muy activo ya que conseguir clientes depende de cada uno. Si bien hay un flujo grande de propuestas publicadas en la página, los freelancers deben estar constantemente enviando su curriculum, presupuestando proyectos, actualizando sus experiencias y pujando con otros candidatos para ver quién es el elegido. Además, como el cliente recibe decenas de propuestas, muchas veces los freelancers terminan cobrando muy por debajo de lo que esperaban, ya que tienen que competir por precio con personas de todo el mundo.

Para la empresa

Debido a las bajas comisiones de la plataforma, se pueden encontrar profesionales muy buenos a precios accesibles. Cuentan con un sistema de ratings de freelancers y comentarios que permite a la empresa bucear entre los distintos candidatos y poder elegir al que mejor reputación tenga.

Sin embargo, como para los freelancers postularse a un trabajo es tan simple como apretar un botón, cargar su perfil y contar porque es la persona ideal para el proyecto, por cada publicación los clientes reciben de a 10, 20 o incluso 100 propuestas. Para alguien que necesita resolver una necesidad rápido, tener que filtrar entre todos estos perfiles, portfolios y calificaciones puede ser desalentador.

Base abierta y talento validado  

En el cuadrante de arriba a la derecha tenemos empresas como Toptal, Worksome, Creme de la Creme y Seeds.

Estas plataformas se basan en una propuesta clara: tener sólo a los mejores freelancers de cada especialidad.

¿Cómo lo hacen? Con procesos de validación estrictos de ingreso, casi tanto como el que recorren los candidatos que ingresan como empleados a empresas multinacionales. En Toptal solo ingresan el 3% de los que aplican.

A través de testeos de cultura, aptitudes, entrevistas y requisitos mínimos de experiencia, estas plataformas quieren asegurarse de que los clientes no fallen al momento de contratar un equipo. En las mismas, se pueden encontrar una variedad de trabajo que van desde consultoría financiera hasta desarrollo de aplicaciones móviles.

Al tener talento de primer nivel, los fees que cobran al cliente son más elevados que los marketplaces. En general, cobran un valor adicional al fee del freelancer que puede ir entre un 50% y un 100% más. Es decir, si un freelancer cobra USD 500 por su trabajo, la plataforma le respeta el valor al freelancer y le cobra al cliente entre USD 750 y 1000.

Para el freelancer

Muchos desisten de registrarse en este tipo de plataformas por el arduo proceso que contempla ser parte. Sin embargo, estas empresas consiguen tener en sus talentos a los primeros promotores.

Esto se debe a que una vez que sos parte de su comunidad curada, le garantizan un flujo de proyectos y unos ingresos elevados que permiten a los freelancers dedicarse sólo a trabajos a través de la plataforma. Además, respetan el valor definido por la persona y no la hacen competir con otros candidatos sino que tienen procesos de matching donde se selecciona al ideal para cada proyecto de acuerdo a sus skills y disponibilidad.

No sólo eso, sino que tienen comunidades de personas que comparten los mismos valores (recordar que uno de los filtros más importantes es la cultura) y temas de interés, por lo que se genera un networking muy fuerte que brinda posibilidades adicionales a las personas.

Además, estas plataformas ofrecen beneficios a la comunidad, como pueden ser seguros, descuentos en servicios, capacitaciones y acceso a contenido exclusivo.

En resumen, lo que intentan es que los freelancers recuperen las ventajas que tiene ser un empleado tradicional (compañeros de trabajo, beneficios adicionales, oficinas, etc..), pero pudiendo elegir cuándo y cómo trabajar.

Para la empresa

Trabajar con freelancers es algo nuevo que implica ciertos riesgos. Algunas de las preguntas que se hacen los líderes de las empresas ante esta posibilidad son:

¿Cómo sé si la persona es buena? ¿Qué pasa si me deja a mitad de proyecto? ¿Qué pasa si no estoy seguro que skills tiene que tener la persona para mi necesidad? ¿Qué pasa si la persona no era lo que esperaba? ¿Necesito un equipo ya, cuanto tardo en tenerlo trabajando?

Todas esas inquietudes que no están resueltas cuando uno busca en un marketplace, son atacadas por este tipo de plataformas.

El cliente tiene la garantía de que el profesional es bueno debido a los filtros aplicados por la plataforma. Al estar validado previamente, el cliente puede tener al freelancer seleccionado y on-board trabajando en menos de una semana.

Si no está seguro que talento necesita, estas plataformas cuentan con personas que acompañan al cliente a definir los objetivos de su proyecto y armar el equipo que está buscando.

Si luego de todo eso, el freelancer no era el indicado para el proyecto o al cliente no le gusta la calidad del trabajo, cuentan con la flexibilidad de poder cambiar de equipo sin costo (bajo ciertas condiciones).

Obviamente, todo el servicio adicional respecto al marketplace hace que los costos para el cliente sean más elevados. Estas plataformas están recomendadas para clientes que buscan profesionales de primer nivel y que en general esperan contar con ellos para proyectos de relevancia, con una duración de 3 meses o más.

Base específica

Por último, nos encontramos con los dos cuadrantes de la izquierda. Ambos tienen en común que son plataformas de nicho. Algunas apuntan solo a programadores (Koder), otras a diseñadores (99 designs) y otras a consultores (aConnect). La diferencia está entre las que funcionan como marketplace y las que validan al talento.

Para el freelancer

Al ser plataformas exclusivas de un rubro, se le simplifica al freelancer la búsqueda de trabajos dentro de la misma. Están pensadas a medida de sus necesidades, por lo que cuentan con contenido y herramientas para facilitar su trabajo.

Además, las comunidades están más enfocadas. Por ejemplo en TopCoder, no sólo hay proyectos disponibles sino que también competencias de programación por premios.

Para la empresa

Muchas veces se requiere de talento con skills particulares o conocimientos de lenguajes/herramientas que es difícil de encontrar en plataformas generalistas.

Al tener un pool de talentos enfocado, la empresa puede conseguir profesionales con experiencia en este tipo de proyectos más complejos.

Como contrapartida, al momento de armar equipos multidisciplinarios, muchas de estas plataformas carecen de los talentos adecuados. Sin embargo, plataformas como Gigster, ya están expandiendo su portfolio de solo programadores a tambíen product managers y diseñadores para poder ofrecer una solución de tecnología integral a los clientes.

Hacia donde vamos

Cada vez surgen más de este tipo de plataformas alrededor del mundo debido a la expansión del trabajo independiente. Estamos viendo el final del esquema de trabajo 9 a 6 en la oficina para pasar a trabajar de una manera ágil y flexible, con talento independiente tomando el control sobre su tiempo y eligiendo en qué y cuándo trabajar.

En ese contexto, las líneas de los cuadrantes se vuelven permeables y muchas de las plataformas que se especializan en uno, ya están incursionando en los otros.

Upwork por ejemplo, tiene un servicio de validación y acompañamiento en la búsqueda de talento llamado Talent Scout que ya representa el 10% de su facturación.

No alt text provided for this image

Se estima que para 2030 más del 60% de los trabajadores mundiales será freelance. Los talentos tendrán una gran oferta de plataformas para sumarse y para estas, el gran desafío será convencer a las personas para que elijan su plataforma por sobre la de los competidores.

Para lograrlo, deberán enfocarse en crear comunidades atractivas, con beneficios tangibles para sus participantes, para que los profesionales lleguen por la comunidad y se queden por los trabajos. Al fin y al cabo, los mejores proyectos irán a donde esté el mejor talento.

Mirá más artículos similares

Suscribite a nuestro blog

¡Gracias por suscribirte!
¡Ups! Algo malo pasó mientras te suscribías, ¡intentalo nuevamente!